TRAYECTORIA

El festival se lleva a cabo desde el año 2009, cuando se realiza su primera versión en el Cine de Coyhaique. A partir de este ya son cinco versiones del evento que ha logrado gran relevancia regional, dando pasos para consolidarse como un referente de la actividad en el extremo sur del país y la subregión patagonia.

 

Nacido bajo el objetivo primario de exhibir la creación cinematográfica ante un público local carente de dicha oferta, el proyecto ha crecido encontrando espacios de visibilidad de propios temas y lugares, siendo apropiado por la ciudadanía como un espacio de resumen y narratividad de sus propios conflictos, intereses y búsquedas estéticas.

 

En las versiones desarrolladas se ha captado el interés de realizadores nacionales y locales, generando espacios para la construcción de nuevos proyectos creativos. Para esto se ha dispuestos la realización de Foros de Conversación entre participantes, invitados y comunidad en general, talleres destinados a diversos grupos objetivos en el marco de actividades de mediación artística, principalmente de segmentos jóvenes y adolescentes, mesas de trabajo para la generación de nuevos proyectos creativos. Junto a estos se ha articulación un trabajo con otros festivales y plataformas del audiovisual, como el Festival Ojo de Pescado, o la conformación del proyecto MIRADA SUR, que integra festivales del sur del país, como FEDOCHI, FICAMS, FICV y FECIPA. Junto a ellos se integra en la presente versión al FAB Bariloche y CURTADOC Brasil, para afianzar una plataforma de convocatoria y distribución del evento a realizadores y públicos de la región sur del continente, con quienes se comparte un TERRITORIO FILMICO, proyecto que se ve fortalecido a través de una alianza con SERNATUR para generar condiciones destinadas al surgimiento de una Comisión Fílmica y el interés de estimular la construcción de nuevos proyectos audiovisuales y cinematográficos en Aysén y Patagonia.

 

Tras el trabajo desarrollado, el festival hoy comparte alianzas con instituciones locales del sector público, generando un proyecto que tiene alcance local y regional a través de la exhibición de resultados y trabajos seleccionados y ganadores. El festival entonces gira alrededor del año, en Coyhaique y diversas localidades de la región, llevándolo a sus rincones, derribando fronteras de visibilidad y acceso a contenidos artísticos y culturales.